El camino de la reconstrucción

13/06/2021
Pese a las actitudes obstruccionistas de la oposición y de enfrentar el peor escenario global, sigue el esfuerzo del gobierno, paso a paso, por reconstruir la economía.
Obrero con barbijo en fábrica

Página/12 | Opinión

Por Carlos Heller

El gobierno, en el peor escenario global en décadas, intenta reconstruir la Argentina mientras Juntos por el Cambio insiste en obstruir sus iniciativas. No son una buena oposición: confrontan todo el tiempo sin que existan razones para hacerlo.

En tanto, el flujo de vacunas que están llegando al país es muy alto y todo parece indicar que ese flujo va a tender a estabilizarse. Estamos en un proceso de masificación de la vacunación y, de ese modo, la Argentina acelera el gradual retorno a la normalidad.

Hay varios indicadores que demuestran que ya estamos en ese camino. Por ejemplo, la producción industrial creció, en términos desestacionalizados, un 6,8% en abril de 2021 en relación con diciembre de 2019. Es decir: aún durante la actual fase intensa de la pandemia sanitaria, la industria produce por encima de lo que lo hacía cuando el país transitaba la otra pandemia, la generada por las políticas económicas del gobierno de Mauricio Macri.

En simultáneo, el oficialismo impulsa una serie de iniciativas que tienen un denominador común: resolver desigualdades y dotar de nuevos derechos a distintos sectores. Lo hace paso a paso, medida a medida.

La Cámara de Diputados de la Nación, por ejemplo, dio media sanción este jueves al proyecto de ley de ampliación del régimen de zona fría que reduce la tarifa del gas para usuarios según su lugar de residencia. La medida alcanza a un territorio que abarca más de 230 departamentos de 17 provincias seleccionado según categorías bioambientales bajo norma IRAM 11603/2012.

Hasta ahora, rige una ley que incluye a 849.965 consumidores de la Patagonia, Mendoza y La Puna. De aprobarse en el Senado, esta nueva norma sumará 3.149.108 beneficiarios, entre los que se encuentran 373.871 argentinos y argentinas que obtendrán un descuento mayor por ser receptores de planes socialesousuarios de la tarifa social.

Una parte de la oposición intentó instalar dos críticas simultáneas: que la medida generaría déficit fiscal y que, al mismo tiempo, dejaría a mucha gente sin acceso al beneficio. Actúan como si hubieran destituido el principio de contradicción. Se oponen por una cosa y por la contraria: porque la iniciativa aumentaría el gasto y porque no se opta por gastar más incorporando a más beneficiarios.

Por un lado, no es cierto lo que dicen del aumento del déficit fiscal: los ingresos que se dejen de percibir por la rebaja para aquellos que viven en zonas que consumen más porque hace más frío, los compensará un plus solidario que aportará el total de los usuarios de la red de gas natural del país. Se trata de un monto individual muy pequeño, del orden del 0,5% de la factura en promedio. Por eso es un fideicomiso solidario: se resuelve dentro del universo de los consumidores.

Por otra parte, sostienen que el proyecto está bien pero que no lo apoyan porque no resuelve otros problemas como, por ejemplo, una rebaja a los que consumen más electricidad en el norte por el mayor uso de equipos de refrigeración. Es decir, se oponen a una medida que creen positiva porque es parcial: por lo cual, la idea implícita es que el único modo de resolver un problema es en simultáneo con todos los otros. Para esa perspectiva, no hay un proceso: hay una acción única y total. Es un modo sofisticado del conservadurismo: proponer cambiar todo para no cambiar nada.

En una perspectiva similar, intentaron sostener que la iniciativa persigue un objetivo electoral. Pero resulta que alrededor del 64% de los municipios alcanzados están gobernados por Juntos por el Cambio.

El jueves la Cámara de Diputados también convirtió en ley el Consenso Fiscal 2020 entre la Nación y las Provincias que venía en revisión del Senado de la Nación. Entre otras cuestiones, la medida suspende procesos judiciales por la distribución de la Coparticipación Federal y define la necesidad de contar con una estrategia para el endeudamiento responsable, que posibilite el acceso a nueva fuente de financiamiento y el desarrollo de nuevos instrumentos para captar crédito en moneda local o doméstica, a la vez que se mantenga como eje la sostenibilidad de esas deudas.

En la madrugada del viernes, se aprobó por amplia mayoría y se envió al Senado el proyecto de ley de inclusión laboral para la población trans, travesti y transgénero y se convirtió en ley el proyecto para promover la paridad de género desde una perspectiva de diversidad sexual, en los servicios audiovisuales de gestión estatal.

El pasado martes, el Ministerio de Desarrollo Productivo lanzó el programa “Súper Cerca” que abarca a 70 productos con precios congelados por seis meses que se ofrecerán en comercios de cercanía. Es una iniciativa para intentar frenar la escalada de los precios y que viene a complementar a Precios Cuidados, que tiene más de 660 productos, pero llega sólo a los grandes supermercados en todo el país.

Antes, el gobierno había anunciado la ampliación de la cobertura de la Tarjeta Alimentar a niñas y niños de hasta 14 años. Sumada al incremento del monto a $ 12.000 para madres de tres hijos o más, las percepciones aumentaron en el semestre un 48,7% para el caso de hogares con tres hijos o hijas. A partir de ahora, el Estado destinará mensualmente más de $ 20 mil millones para garantizar el acceso a la alimentación de 3,8 millones de niños, niñas y adolescentes y más de 2,4 millones de titulares beneficiarios del plan social para combatir la pobreza.

Según un reciente informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), si se suman la Tarjeta Alimentar y la Asignación Universal por Hijo o Hija (AUH) se cubre la canasta básica alimentaria de los menores. Cabe recordar que la tarjeta sólo puede ser usada para la compra de alimentos y no suplanta a la Asignación Universal por Hijo o Hija ni a ninguna política existente. Su objetivo, tal como menciona la ANSES, es “reducir el impacto económico y social producido por la pandemia de COVID-19. Este esfuerzo está financiado a través de los mayores ingresos que hemos tenido por el aporte extraordinario a las grandes fortunas y el aumento de la recaudación”.

Mientras la oposición denuncia, el oficialismo continúa en el camino de la reconstrucción. Paso a paso, medida a medida. 

Nota publicada en Página/12 el 13/06/2021

Suscribite aquí

Referentes

Carlos Heller

Presidente PSol

Juan Carlos Junio

Secretario General