La larga noche

31/10/2021
Recinto

Página/12 | Opinión

Por Carlos Heller

Desde el mediodía del martes y hasta la mañana del miércoles, durante alrededor de 22 horas de trabajo continuo, la Cámara de Diputados trató y convirtió en ley o dio media sanción a una serie de proyectos destinados a mejorar la vida de los argentinos y las argentinas. La rápida reseña de esas iniciativas alcanza para refutar a las corrientes antipolítica que insisten en deslegitimar a las instituciones con permanentes referencias a la supuesta incapacidad o falta de trabajo de sus dirigentes. Sin decirlo explícitamente, parecen confesar su incomodidad con la democracia.

Entre las medidas sancionadas sobresale el Etiquetado Frontal de Alimentos, con el que se advierte a los consumidores sobre los excesos de nutrientes críticos como sal, sodio, azúcar, grasas saturadas y grasas trans, en los alimentos procesados y ultraprocesados. El objetivo de la iniciativa consiste en ayudar a combatir la obesidad, la hipertensión y los riesgos cardíacos.

Pasada la medianoche, se dio media sanción por amplia mayoría a un proyecto que propone crear una coordinación interministerial para asistir a las personas que viven en situación de calle.

También se aprobó de forma unánime y se giró al Senado un proyecto que establece la creación de un Programa Nacional de Cuidado Integral del Niño, Niña y Adolescente con Cáncer. A partir de la vigencia de esta iniciativa, el sistema público de salud, las obras sociales y las prepagas deberán brindar al niño, niña y adolescente con esa enfermedad una cobertura del ciento por ciento en las prestaciones para las prácticas de prevención, promoción y diagnóstico. Además, el Estado nacional deberá otorgar una asistencia económica equivalente al monto de la Asignación Universal por Hijo con discapacidad.

Durante la sesión también se le dio media sanción por unanimidad a un proyecto de ley con dos objetivos: uno de ellos es condonar las deudas tributarias, aduaneras y previsionales de entidades sin fines de lucro, como clubes de barrio, cooperativas de trabajo, Bomberos Voluntarios y otros. Son 6.727 asociaciones que en conjunto adeudan 2.175 millones de pesos. También beneficia a micro y pequeñas empresas y pequeños contribuyentes (incluidos monotributistas) pero con deudas por hasta un monto de 100 mil pesos. Se trata de un universo de 1.035.654 beneficiarios de los cuales 724.425 son monotributistas.

El otro objetivo es brindar una amplia extensión de la moratoria para todas las empresas, en especial micro y pequeñas, monotributistas y otros pequeños contribuyentes y entidades sin fines de lucro. A menor tamaño, mayores beneficios como más cuotas, menos interés y más condonación de los intereses punitorios. El monto total que involucra la medida asciende a alrededor de 565 mil millones de pesos. Este jueves la iniciativa fue transformada en ley por el Senado.

Se trataron, además, los proyectos de reforma del Estatuto del Contratista de Viñas y Frutales en relación con la indemnización y la mensualidad que percibe el contratista, y una reforma en el sistema de jubilación para los viñateros.

En contraposición con esta fase productiva del trabajo parlamentario, Juntos por el Cambio presentó, durante las casi cuatro horas iniciales de la sesión, alrededor de 15 proyectos de apartamiento de reglamento. Para que éstos sean concedidos y, por lo tanto, los proyectos sean incorporados al tratamiento en el recinto, es necesario contar con las tres cuartas partes de los votos de los presentes. Por lo cual, para tener éxito se requieren de acuerdos previos de los dos grandes bloques parlamentarios. Dado que esos acuerdos no existían, esos pedidos fueron trámites totalmente inconducentes que se parecieron demasiado a un intento de hacer caer la sesión.

Finalmente la sesión se encaminó y, luego de los informes de cada bloque y de 70 intervenciones individuales de diputados y diputadas, se logró la aprobación de la ley de Etiquetado Frontal de Alimentos con 200 votos a favor, 22 negativos y 16 abstenciones. Estos 38 votos sumados que no apoyaron la medida corresponden, casi en su totalidad, a legisladores y legisladoras del PRO. De este modo, este espacio opositor mantuvo su posición contraria a una medida cuyo objetivo es proteger la salud de todos los argentinos y las argentinas. Es lógico deducir que la negativa a dar quórum en la sesión anterior fue también una decisión impulsada por este sector hegemónico de Juntos por el Cambio, liderado por Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta.

Las explicaciones utilizadas para no apoyar el proyecto no son fáciles de sostener. ¿Cómo se puede estar en contra de que un alimento procesado sea acompañado por una información clara que le permita al consumidor saber lo que está consumiendo? Un antecedente es el del etiquetado de los cigarrillos. En el paquete se informa que el tabaco produce cáncer, que puede matar y lleva inscriptas unas leyendas impactantes. Pero lo que está tratando es de prevenir; en ningún caso hay una restricción a la libertad de consumir.

¿Por qué se oponen a algo tan elemental? Por un lado, seguramente expresan los intereses de actores corporativos para los que producir alimentos saludables tiene mayores costos. Además, muchos productos contienen aditivos que hacen que se consuman más de lo necesario. Entonces, hay un interés comercial de las grandes empresas productoras de alimentos que puede resultar afectado. En ese escenario, no pasó desapercibida la visita de la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, a la encargada de negocios de la Embajada de EE.UU., MaryKay Carlson, justo cuando la cámara de empresas norteamericanas en la Argentina sacó una declaración en contra del control de precios y del proyecto de Etiquetado Frontal de Alimentos.

Por otro lado, el PRO está en contra de todas las regulaciones. Para ellos, la libertad debe ser absoluta. Entre la salud de los argentinos y las argentinas y el interés corporativo eligen lo segundo. Por ello, mientras más poder acumule Juntos por el Cambio más desprotegida estará la ciudadanía ante los intereses y el accionar de los grandes grupos concentrados de la economía.

Mientras el PRO, junto a sus socios en Juntos por el Cambio, tiende a expresar los intereses corporativos, el Frente de Todos busca representar y cuidar los intereses de las mayorías. Son dos coaliciones que expresan dos modelos de país opuestos.

Nota publicada en Página/12 el 31/10/2021

Suscribite aquí

Referentes

Carlos Heller

Presidente PSol

Juan Carlos Junio

Secretario General